¡No escribamos a mano!

write-593333_1280En noviembre de 2014 leí esta noticia en un periódico de Finlandia (Helsinki Times), donde declaraban que sus instituciones educativas estarían dejando de lado la escritura a mano por la mecanografía, argumentando una transición de la escritura tradicional a la era de los computadores. Este país siempre me ha fascinado por sus “explosiones creativas”, aparentemente surgidas de la nada, teniendo en cuenta que el creador del sistema operativo Linux – Linus Torvalds es un finlandés y excelente ejemplo de innovación e ideas “salidas del molde”, por lo que además de curiosidad, no me sorprendió tal propuesta.

female-702961_1280Indagando en la historia educativa mundial, nos encontramos que Finlandia ha ocupado el primer lugar en las famosas pruebas Pisa en los años 2000, 2003 y 2006, además de ocupar los primeros 10 lugares en 2012 (en donde Colombia ocupa los últimos lugares) pero sin proponérselo, simplemente trabajando en resolver sus propias dificultades y necesidades, con esquemas que rompen la mayoría de ideas tradicionales, como no llevar a sus hijos al colegio hasta los siete años (no se confundan – el énfasis no es la demora en entrar, sino en el tiempo en familia), y el excelente salario para los maestros (mucho menor que el de los docentes norteamericanos, cuyos resultados tampoco son de gran felicitación). Pero volviendo al tema de abandonar la escritura por la mecanografía debo aclarar que a pesar de mi esfuerzo de búsqueda no encontré una propuesta semejante hasta le fecha más allá de las múltiples propuestas que incluyen adoptar las TICs en la enseñanza, pero no con medidas tan extremas como ésta. Es una apuesta de “el todo por el todo” que vale la pena seguir de cerca.

social-media-488886_1280La primera inquietud que me surge, es con respecto al “modelo a seguir” porque en Colombia nos dedicamos a seguir modelos educativos en vez de explotar la riqueza cultural que tenemos. Al parecer la clave está en invertir de manera concreta y masiva en el tema educación, aspecto que respalda también el modelo educativo de Singapur que año tras año muestra destacados resultados positivos y muy competitivos. Desafortunadamente el modelo americano de “lo fácil” ha invadido el área de la informática haciendo suponer que para que sea moderno, debe ser fácil, creando así generación tras generación una auténtica cultura de la pereza, la decadencia y la falta de motivación e iniciativa. Mi preocupación se enfoca en la actitud facilista adoptada por el gobierno colombiano “regalando” tablets (porque el negocio es “redondito” con los proveedores de dispositivos y de conexión a internet) a diestra y siniestra, sin que los mismos docentes tengan la debida capacitación para su uso y mucho menos su implementación en el programa educativo ni en el aula de clases. Hemos creado (soy partícipe con mis impuestos) una generación experta en Facebook y Twitter – es todo. Cito a mi amigo escritor y periodista colombiano Julio Ricardo Castaño con su famosa frase “la juventud de hoy, con su destartalada memoria consistente en 140 caracteres y una carita feliz” para describir mi posición al respecto, salvo contadas y maravillosas excepciones que tengo el privilegio de conocer personalmente. He visto cómo los estudiantes desprecian abiertamente la posibilidad de ser hábiles mecanógrafos, aún con teclados QWERTY en sus colegios por considerar que “los computadores ya no están a la moda”, esgrimiendo en mano sus celulares inteligentes en una apocalíptica paradoja social educativa de imbéciles digitales.

girl-442007_1280Otra inquietud que me queda – y dejo a su consideración hacerme las debidas observaciones, es con respecto a la validez de enseñar a leer y escribir con los métodos tradicionales. Hace años inicié un proyecto de educación libre (a disposición de cualquiera y sin costo, con licencia Creative Commons) que abandoné pronto por falta de motivación, pero estos hechos recientes me han llamado de nuevo a la acción, por lo menos para preguntar. La doctora Rosa Julia Guzmán, directora de la Maestría en Pedagogía de la Universidad de La Sabana expone en un estudio reciente literalmente que inútilmente los maestros “realizan actividades como hacer planas, copiar, recortar, pegar o pintar que están mandadas a recoger”, según este artículo en el periódico El Espectador. Y en un documento también de su autoría titulado “EL MANEJO ESCOLAR DEL LENGUAJE ESCRITO” (no tengo la fecha presente), expone que “Es necesario replantear la posición de la escuela frente al manejo del lenguaje escrito, como elemento de comunicación utilizado en sociedad”, con lo que estoy de acuerdo, pues los niños en el entorno urbano (e incluso en el rural) se encuentran expuestos al lenguaje escrito desde mucho antes de llegar al colegio y – digo yo, también al lenguaje escrito a través de dispositivos electrónicos. Al parecer hemos llegado al lápiz y al papel a falta de un mejor medio de escritura – pasando por las paredes de la caverna, la pluma y la tinta, el gis y la pizarra, el lápiz y los bolígrafos. ¿Ha llegado el momento de la evolución? Al igual que dice el experto en nuevas tecnologías – Enrique Dans, en su blog, yo llevo a todas partes un bolígrafo que casi nunca uso, “más como una reivindicación romántica que como un instrumento útil”.

Aunque me parece algo absurdo por lo obvio, me obligo a citar a Karin H. James y Laura Engelhardt de la Universidad de Indiana quienes hicieron una investigación para concluir que “la escritura a mano podría facilitar la lectura en los niños pequeños” Quisiera tener más evidencia sobre lo absurdo de abandonar la escritura manual, pero simplemente me pongo a reflexionar que el ser humano buscó escribir en las paredes de las cuevas como una manera de perpetuarse, de persistir en el tiempo a través de la comunicación y tal vez estuviese obedeciendo a un impulso natural – o tal vez no. ¿Valdrá la pena que me aventure a invertir mis escasos recursos en hojas sueltas para que el mundo hispano enseñe a leer a sus hijos con los métodos tradicionales de los palotes, los espirales y el trazado de letras? ¿Estaré tratando de prolongar inútilmente el “canto del cisne” de esta, la última generación de escritores manuales donde los zurdos somos una rareza incómoda para todos? al final les dejo el cúmulo de páginas web que consulté al escribir estas líneas, en la esperanza de que alguien “me tire una línea” con algo de orientación, o tal vez de consuelo literario mecanográfico…


Lista de referencias

Anuncios