Preocuparse funciona

ceramics-490822_1280.jpg

Todos los libros de autoayuda insisten en que la preocupación no sólo no sirve para solucionar nada sino que además es fuente de más problemas y enfermedades – de hecho algunos autores afirman que la preocupación nos puede llevar a una terrible y prolongada muerte por enfermedad.  Pues yo no creo en eso, soy testimonio vivo de la verdadera utilidad de la preocupación y la angustia humana. Lamento que la sociedad moderna huya despavorida desconociendo las ventajas de preocuparse.

El primer argumento inútil de los “ayudadores contemporáneos de almas” es irse a la raíz de la palabra dividiéndola en dos: pre – ocuparse, argumentando que es algo así como “ocuparse antes de” y luego pasan a explicar que no hay que hacerlo y sus terribles consecuencias. Pues bien – yo me he preocupado profundamente por diferentes tipos de cosas, algunas apenas importantes y otras muy importantes para mi.  ¿De qué ha servido? Pues las estadísticas me dan la razón: prácticamente ninguna cosa por la que me he preocupado ha ocurrido.  Punto. Así como no existe forma de comprobar que mi actitud fue inútil, tampoco me pueden demostrar que esa actitud no haya sido la causa de evitar que ocurriera lo temido. Por ejemplo: me preocupé mucho porque el agujero en la capa de ozono se estaba agrandando y todos podríamos perecer, sin embargo hace poco me encontré con la noticia que tal agujero había disminuido su tamaño. ¡Eureka! ¡Funcionó la preocupación de todos!

Y es que la preocupación funcional (yo me inventé el término) parece ser heredable, ha de ser motivo de investigación genética muy pronto.  Recuerdo cuánto nos incomodaba en casa que mi mamá se preocupara por todo: ante cualquier noticia medio violenta (todas caben en la categoría) ella torcía su boca hacía un lado y, moviendo su lengua entre los dientes hacía un ruido como “tsk-tsk-tsk”, mientras cerraba sus ojos y movía negativamente la cabeza en un verdadero acto de repulsión ante la posibilidad de que tal cosa fuera realidad. ¡Ya no te preocupes! les decíamos en tono fuerte, pero ella se preocupaba aún más.  El hecho es que no se ha hundido Santafé de Bogotá – que era una de sus mayores preocupaciones, como lo había anunciado en su momento algún “profeta urbano” de los años 40. – He ahí otra prueba de la importancia de preocuparse con verdadera decisión. Yo he decidido empezar a preocuparme por esa razón – no sea que la ausencia de mi madre motive el vaticinado hecho sobre la capital colombiana.

Ante la andanada que me espera de insultos y consejos por mi salud a raíz de este artículo, he decidido explorar y exponer el corolario de esta novedosa tesis sobe la preocupación y su utilidad: cuando parece que la preocupación y la angustia que carcomen mi mente y mi cuerpo ante algún motivo real o imaginario del cual he decidido hacerme cargo personalmente no dan muestras de operar sobre el universo para evitar el indeseable resultado, uso la oración para dejarle a Dios el desenlace.  ¡Y funciona!  Preocuparse puede ser muy dañino para la salud, así que he decidido orar por las personas involucradas y de esta forma puedo asegurar que preocuparse es un acto muy efectivo porque conduce a la oración y a dejar en manos de Dios lo que nosotros no podemos controlar – e incluso lo que creemos de manera arrogante que sí controlamos.

Que Dios te bendiga.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Curso de redacción en internet

blogger-336371_640Recientemente he recibido muchas solicitudes para dictar cursos personalizados de redacción y ortografía en español, además de atender varias solicitudes de asesoría en el mismo tema para la publicación de contenidos.

De acuerdo con el nivel de cada quien, se hace difícil unificar un curso que atienda las necesidades de cada quien, a su nivel específico de cultura y alfabetización.

Así que busqué por el lado de los MOOC (acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses o Cursos en línea masivos y abiertos, según la Wikipedia) y pronto me encontré con esta verdadera joya en redacción de contenidos para la web: se trata del vídeo curso publicado en 2013 por la Universidad de Navarra, llamado “Redacción en internet” y que se encuentra dividido en siete partes, de las cuales publico la primera abajo de estas líneas.  Por supuesto, por ser autogestionado usted mismo tienen que ver el vídeo, tomar nota y repasar los contenidos – exige disciplina y constancia.

Un aspecto muy interesante del curso es que está impartido por Ramón Salaverría, director (entonces) del Departamento de Proyectos Periodísticos de la Universidad de Navarra y docente de la misma institución, una eminente figura en el mundo del periodismo y destacado conferencista internacional.  Es un curso dictado en términos cotidianos, fáciles de asimilar y comprender – una razón más para recomendarlo.  Este es el segundo vídeo de la serie:


Ramón Salaverría es profesor de Ciberperiodismo, Documentación Periodística, Convergencia multimedia, Comunicación de la investigación, Gestión y desarrollo de nuevos medios, entre otros – lo que garantiza que será una jornada de aprendizaje de manos de un experto.  Como autor, acaba de lanzar el libro “Ciberperiodismo en Iberoamérica” que se puede descargar desde ese mismo enlace y si le gusta el periodismo, pues qué mejor que seguirlo desde su cuenta de Twitter @rsalaverria.  Desde el segundo vídeo nos comparte montones de recursos digitales muy útiles para quien esté interesado en escribir para la web.  Acá les dejo el tercer vídeo donde resulta muy práctico que este autor no se queda en herramientas, sino que sus consejos van desde el proceso creativo hasta el manejo de fuentes. En este vídeo describe en detalle las técnicas de planificación de un texto, tal vez rudimentos para un periodista, pero verdaderas joyas para quien desea escribir:

En total, los siete vídeos suman casi dos horas, pero tiene tanta información en cada minuto que se hace necesario ver cada vídeo al menos un par de veces, además del ejercicio de devolver y repetir donde se encuentren los datos de mayor interés.  Recuerde tomar nota porque el proceso de aprendizaje se lleva a cabo mejor cuanto más sentidos estén involucrados.  Le dejo la lista completa de los vídeos de este grandioso MOOC:

  1. Elementos 1 (8:31)
  2. Elementos 2 (13:51)
  3. Recursos para mejorar la redacción en internet (10:44)
  4. Técnicas: arquitectura de hipertextos (16:17)
  5. Técnicas: Enlaces (24:02)
  6. Técnicas: Escritura SEO (18:35)
  7. Plataformas (16:02)

Sólo resta un detalle: la ortografía – y no le tengo muy buenas noticias.  La riqueza y la complejidad del idioma español hacen que la ortografía sea un proceso de aprendizaje extenso, sin atajos y con mucho trabajo.  Las malas noticias son que si usted ha superado los 18 años de edad y no aprendió ortografía, ahora el proceso será más lento y el único atajo disponible, si es que podemos llamarlo así, es LEER.  Así que más allá de aprender un montón de normas ortográficas, le recomiendo que se aficione por leer y persevere en el proceso de escribir.  Procure usar todas las herramientas que le sugieren en los dos primeros vídeos y pronto estará usted listo para escribir correctamente (en mi humilde opinión, aunque la serie completa está llena de ideas y recursos).  La mala ortografía es como el mal aliento: nadie se lo dice pero poco a poco todos se alejan de usted, así que ¡a superar ese obstáculo!  Prometo que escribiré pronto sobre diversos recursos electrónicos para la revisión ortográfica, pero el mejor consejo es el que le acabo de dar.

¡Felices letras!