Historia de aula – un encuentro ancestral

En el marco del Seminario en Derechos Humanos y Multiculturalidad que estoy impartiendo en la Fundación ENID en el bello municipio de Chía, tuvimos un magnífico invitado: Luis Gabriel Montañez R…

Origen: Historia de aula – un encuentro ancestral

Anuncios

Los perros no hablan

perro-hambrePoco a poco he descubierto el fanatismo de algunos humanos por los animales, haciéndose llamar “animalistas” cuando en realidad no pasan de ser un puñado de plañideros sin otro enfoque que su lánguida existencia llena de culpa por su auto denigrante condición de homo sapiens – aunque aclaro que no son todos. Dan ganas de abofetearlos cuando publican fotos de animales humanizados con algunos gestos faciales y una lacónica leyenda como “¿Qué harías si tuvieras hambre y no pudieras hablar?” ¡Pues ladrar! o maullar, o piar, o rebuscarse como su naturaleza se lo permite – a mí no me vengan con lloraderas por seres más capacitados para sobrevivir que el propio ser humano. Una cosa es respetar y exigir el respeto por la naturaleza, y otra es humanizar a los animales – algo que viene a ser como un insulto al propio animal.

Mi conclusión (apenas en el segundo párrafo, pero tanta pensadera con estos degradantes animalistas de parque de urbanización urge conclusiones) es muy simple: lo que echa a perder a estos personajes de circo es que NO SON CREYENTES – aunque algunos dicen serlo. Y no lo digo sólo desde mi perspectiva de creyente, sino por mera cuestión filosófica: si creyeran en un Dios Creador (todo un rollo para los humanos desde el Enuma Elish, el relato babilónico de la creación), no sería posible pensar en un Dios tan miserable que haya privado a algunas de sus criaturas ¡de la gastronómica posibilidad de ir a un McDonald’s a pedir un servicio! Para los evolucionistas (aunque según el sacerdote jesuita Georges Lemaitre el asunto entre ciencia y fe no es contradictorio), resultará obvio que nuestro moderno manicure corresponde a garras evolucionadas y poco a poco desprendidas del filo, potencia y rigor necesarios para cazar, así que un gato y un perro están en las debidas condiciones para lograr su propio alimento y quienes crean que eso no es posible les invito a leer esta reciente noticia de perros en jauría que han logrado sobrevivir al “abandono humano” a través del uso de sus instintos. Dios ha creado y sigue creando con perfección, pero los humanos vivimos alterando o ignorando tal perfección. Cabe en este momento citar a Albert Einstein cuando escribió en “Mein Weltbild” con respecto a las leyes de la naturaleza que “se manifiesta una razón tan considerable que, frente a ella, cualquier ingenio del pensamiento o de la organización humana no es más que un pálido relejo” Entonces nuestros lánguidos defensores de animales, quienes al mejor estilo de LaPlace quien dijo que “Ya no necesito más la hipótesis de Dios”, no creen en un Dios creador y bondadoso, pero tampoco confían en el proceso evolutivo que incluye la desaparición del más débil – simplemente nos obligan a escuchar los lamentos de su execrable cosmogonía del perrito faldero indefenso… Si por lo menos se tomaran el tiempo de leer la fábula (donde los perros sí hablan) “El lobo y el perro” del polémico La Fontaine, nos ahorrarían mucho tiempo y esfuerzo.

No veo a los “animalistas” al frente de las perreras de la ciudad donde vivo, con carteles que protesten por los experimentos genéticos que crean y “mejoran” las costosas razas, sólo los veo publicando lamentos sobre fotos de perros criollos diciendo “Adóptame aunque no sea de raza”, al final de la cadena de producción animal – escarbando entre las migajas del problema, en lugar de enfrentarlo con decisión. Veo muchos avisos suplicando lastimeramente por comida, vacunas, tratamientos y albergue para mascotas abandonadas o a punto de aplicarles la eutanasia, pero no veo marchas, carteles, escuelas ni campañas educativas ni preventivas que pasen de un lánguido volante (paradójicamente patrocinado por una marca de comida animal) o un montón de letra muerta en redes sociales. Al final de cuentas el útil perro que vino del lobo a cuidar el ganado del amo y a depender de él, se está quedando sin utilidad en esta sociedad de dinero, apartamentos y muy poco tiempo. El perro deberá parecerse más al siempre cómodo y rebuscador gato (llegado de las áridas llanuras egipcias en aras de su supervivencia), pero ya es tarde para que la genética de laboratorio espere y tolere una evolución natural. Convertir en creyentes a estos “animalistas” puede ser alivio para nosotros, pero urgente el alivio se necesita en realidad en las mascotas abandonadas por estúpidos que no pueden entender la responsabilidad sobre nuestros hermanos menores y nuestra casa común. ¡No compres, adopta! (Sarcasmo final).

Reemplazar espacios y enter en Word

A petición de algunas personas, he preparado este tutorial que  muestra el procedimiento paso a paso para reemplazar espacios consecutivos y enter  repetidos (párrafos en blanco) en un documento, usando el procesador de textos Microsoft Word.

Con frecuencia recibo esta solicitud de personas que descargan libros y otros documentos que han sido convertidos del formato PDF a texto y resultan con un archivo difícil de manejar y leer que, en lugar de la acostumbrada sangría en la primera línea de cada párrafo, se encuentran con cinco espacios seguidos al inicio de cada párrafo y peor aún, la separación entre cada párrafo esta hecha con dos o más enter. Todo el proceso se lleva a cabo usando los comandos de la ficha INICIO.

01 Ficha inicio

Caracteres no imprimibles

Los párrafos y los espacios no son visibles a simple vista, así que para verificarlo, lo primero que hacemos es activar la vista de caracteres no imprimibles a través del siguiente procedimiento:

  1. 02 no imprimiblesEn la ficha INICIO
  2. En el grupo de comandos Párrafo
  3. Hacemos clic en el botón Mostrar todo
  4. Ahora podrá ver claramente los caracteres no imprimibles como el espacio, los enter y tabuladores.

03 párrafo A1Una vez activados, veremos los caracteres no imprimibles de esta manera: los espacios con un punto en medio del renglón (·) y los enter con una marca de párrafo ().  En el ejemplo vemos claramente cinco espacios al inicio de cada párrafo (originalmente una sangría), y también vemos que entre los párrafos aparecen dos o más enter (), lo cual es un error de creación de párafos.  Vale la pena recordar que esta situación se presenta comúnmente en documentos de texto que se han convertido desde PDF.

Borrar los espacios múltiples

Podemos ver en el ejemplo de arriba que el mayor número de espacios repetidos son cinco, así que vamos a reemplazarlos por NINGUNO, eliminando así esa molestia y error.  Sería muy complejo hacerlo uno por uno, así que los vamos a hacer de manera masiva, en un sólo clic para todo el documento.  Para ello seguimos este procedimiento:

  1. En la ficha INICIO
  2. En el grupo de comandos Edición
  3. Hacemos clic en el botón Reemplazar
  4. Cuando se abra el cuadro de diálogo Buscar y reemplazar, lo diligenciamos como se aprecia en la siguiente gráfica.

06 diálogo buscar 03B.png

Importante: en este caso escribimos cinco (5) espacios, que es lo que detectamos en nuestro documento de ejemplo, pero en otro documento podría ser diferente.  El otro aspecto MUY importante es que en el campo “Reemplazar conno se debe escribir nada, para que cuando encuentre los cinco espacios consecutivos, simplemente los elimine.

Para hacer el reemplazo:

  1. Hacemos clic en el botón Reemplazar todos.
  2. Esperamos que el sistema nos indique cuántos reemplazos hizo
  3. 08 diálogo buscar 05Repetimos los pasos 1 y 2 hasta que indique que no hay más reemplazos.
  4. Luego repetimos TODO el mismo proceso pero ahora reemplazando los cinco espacios por cuatro espacios, y luego repetimos TODO EL PROCESO con tres espacios.
  5. Este paso es muy importante porque tiene una ligera diferencia y hacerlo mal podría dañar su documento:
    1. En el campo “Buscar” escriba dos (2) espacios
    2. En el campo “Reemplazar con” escriba UN (1) espacio (esta es la parte diferente)
    3. Utilice el botón Reemplazar todos hasta que el sistema le anuncie que ya no hay más reemplazos.
  6. ADVERTENCIA: NO haga este procedimiento con un (1) sólo espacio porque terminará con párrafos ilegibles porque se unirán todas las palabras en un desastre universal.

Finalmente tendrá un documento con este aspecto, donde sólo hay un espacio entre palabras, pero ahora tendremos que resolver otro problema – hay dos o más enter entre párrafo y párrafo:

10 párrafo B1.png

Borrar los enter que sobran

Esta era una forma antigua de escribir documentos, aunque es un error que también suele ocurrir al convertir archivos al formato texto – el doble enter al finalizar un párrafo para dar apariencia de un renglón vacío entre los párrafos.  Otras veces se hacía para mover texto residual a otra página.  Es un problema muy frecuente que tienen que enfrentar quienes tienen archivos antiguos y al convertirlo al nuevo formato terminan con grandes espacios entre párrafos. La solución es muy sencilla y se encuentra en el mismo cuadro de diálogo de Bus05 diálogo buscar 01.pngcar y reemplazar (Ficha Inicio, comando Reemplazar). En el lado inferior izquierdo se encuentra el botón Más que despliega una serie de opciones adicionales para la búsqueda y reemplazo como se puede apreciar en la imagen.

El paso crítico es lograr poner en el campo “Buscar” el código que represente un enter o salto de línea.  Para ello seguimos estos pasos:

  1. diálogo buscar B 01Hacemos clic en el botón “Especial” (abajo a la izquierda) donde se desplegará una lista con todos los caracteres especiales que se pueden buscar.
  2. Debemos seleccionar la primera opción de la lista “1 Marca de párrafo“.
  3. Algo MUY importante en este paso es que debemos hacerlo tres veces porque lo que queremos es que el programa encuentre tres enter consecutivos. Por cada vez que seleccionemos la opción “1 Marca de párrafo“, en el campo “Buscar” aparecerá el código “^p”.
  4. diálogo buscar 06

    Debemos tener el cuadro de diálogo como ilustra la gráfica.
    Importante: PRIMERO BORRE LOS ESPACIOS QUE PUEDA CONTENER CADA CAMPO del cuadro de diálogo, que quedaron del ejercicio anterior cuando quitamos los espacios.
     

  5. Utilice el botón “Reemplazar todos” hasta que el programa le informe que ya no hay más cambios.
  6. Repita los pasos 1 al 4 anteriores pero ahora sólo con dos marcas de párrafo en el campo “Buscar” hasta que el programa le informe que hizo todos los reemplazos posibles.
  7. IMPORTANTE: NUNCA reemplace con el campo “Reemplazar convacío porque entonces quedará con un enorme documento de un sólo párrafo, pero varias páginas.

Ahora tendrá un documento sin espacios ni enter repetidos, pero con un aspecto algo extraño y difícil de leer, como se pu14 Estilo Normalede apreciar en esta gráfica, porque se habrá perdido el espacio necesario entre los párrafos:

13 párrafo C

Paso final: formato de párrafos

Para darle el aspecto correcto al documento editado vamos a aplicar el el estilo normal para todo el documento:

  1. Seleccionamos todo el documento mediante la combinación de teclas Ctrl+E (Cuidado con este paso porque una vez seleccionado todo el texto bastará oprimir una tecla para borrar todas las páginas del archivo.  Si eso pasa no entre en pánico y recuerde que su amigo es Ctrl+Z)
  2. Ahora hacemos UN clic sobre el botón Estilo Normal ¡y listo! nuestro documento tendrá apariencia normal, fácil de leer. No olvide hacer un clic en cualquier parte del texto para quitar la selección de todo el documento y evitar accidentes.
    14 Estilo Normal
  3. Ahora su documento tendrá este aspecto:

16 párrafo E

Espero que este largo tutorial (poco más de 1.000 palabras) les sea de utilidad – a mí me será muy útil un “Me gusta“, sus comentarios y que compartan y recomienden mi trabajo.

Preocuparse funciona

ceramics-490822_1280.jpg

Todos los libros de autoayuda insisten en que la preocupación no sólo no sirve para solucionar nada sino que además es fuente de más problemas y enfermedades – de hecho algunos autores afirman que la preocupación nos puede llevar a una terrible y prolongada muerte por enfermedad.  Pues yo no creo en eso, soy testimonio vivo de la verdadera utilidad de la preocupación y la angustia humana. Lamento que la sociedad moderna huya despavorida desconociendo las ventajas de preocuparse.

El primer argumento inútil de los “ayudadores contemporáneos de almas” es irse a la raíz de la palabra dividiéndola en dos: pre – ocuparse, argumentando que es algo así como “ocuparse antes de” y luego pasan a explicar que no hay que hacerlo y sus terribles consecuencias. Pues bien – yo me he preocupado profundamente por diferentes tipos de cosas, algunas apenas importantes y otras muy importantes para mi.  ¿De qué ha servido? Pues las estadísticas me dan la razón: prácticamente ninguna cosa por la que me he preocupado ha ocurrido.  Punto. Así como no existe forma de comprobar que mi actitud fue inútil, tampoco me pueden demostrar que esa actitud no haya sido la causa de evitar que ocurriera lo temido. Por ejemplo: me preocupé mucho porque el agujero en la capa de ozono se estaba agrandando y todos podríamos perecer, sin embargo hace poco me encontré con la noticia que tal agujero había disminuido su tamaño. ¡Eureka! ¡Funcionó la preocupación de todos!

Y es que la preocupación funcional (yo me inventé el término) parece ser heredable, ha de ser motivo de investigación genética muy pronto.  Recuerdo cuánto nos incomodaba en casa que mi mamá se preocupara por todo: ante cualquier noticia medio violenta (todas caben en la categoría) ella torcía su boca hacía un lado y, moviendo su lengua entre los dientes hacía un ruido como “tsk-tsk-tsk”, mientras cerraba sus ojos y movía negativamente la cabeza en un verdadero acto de repulsión ante la posibilidad de que tal cosa fuera realidad. ¡Ya no te preocupes! les decíamos en tono fuerte, pero ella se preocupaba aún más.  El hecho es que no se ha hundido Santafé de Bogotá – que era una de sus mayores preocupaciones, como lo había anunciado en su momento algún “profeta urbano” de los años 40. – He ahí otra prueba de la importancia de preocuparse con verdadera decisión. Yo he decidido empezar a preocuparme por esa razón – no sea que la ausencia de mi madre motive el vaticinado hecho sobre la capital colombiana.

Ante la andanada que me espera de insultos y consejos por mi salud a raíz de este artículo, he decidido explorar y exponer el corolario de esta novedosa tesis sobe la preocupación y su utilidad: cuando parece que la preocupación y la angustia que carcomen mi mente y mi cuerpo ante algún motivo real o imaginario del cual he decidido hacerme cargo personalmente no dan muestras de operar sobre el universo para evitar el indeseable resultado, uso la oración para dejarle a Dios el desenlace.  ¡Y funciona!  Preocuparse puede ser muy dañino para la salud, así que he decidido orar por las personas involucradas y de esta forma puedo asegurar que preocuparse es un acto muy efectivo porque conduce a la oración y a dejar en manos de Dios lo que nosotros no podemos controlar – e incluso lo que creemos de manera arrogante que sí controlamos.

Que Dios te bendiga.

 

Guardar

Guardar

Guardar

El peso de la Bandera Colombiana

banderaB.png
Funcionarios de la alcaldía de Zipaquirá con la bandera de Colombia en el Desfile del Bicentenario de los Mártires Zipaquireños – agosto 3 de 2016

Agradable sorpresa me he llevado al ver a los funcionarios de la Alcaldía de Zipaquirá llevar con orgullo y elegancia la bandera de Colombia en el reciente desfile cívico, con ocasión del Bicentenario de los Mártires Zipaquireños.  Y debo advertir desde el primer párrafo que me siento aludido por cuanto unos días atrás había pedido públicamente al Señor Alcalde en este artículo, que regañara a sus funcionarios porque no habían entonado los himnos en otra ceremonia oficial con la debida pertinencia. Estoy seguro que la idea no surgió porque este desconocido ciudadano tenía una queja – pero admito que me sentí correspondido cuanto vi esa larga fila de funcionarios marchando con parsimonia oficial – bandera en mano, por toda la ciudad. También admito que sentí algo de compasión por las damas quienes debidamente ataviadas con sus zapatos de tacón, tuvieron que atravesar el municipio a pie en un recorrido de varios kilómetros en los que tuvimos sol y lluvia.

Si bien la enorme bandera no pesaba mucho, máxime por ser llevada entre varios, decidí aprovechar esta coyuntura para reflexionar acerca de ello.  ¿Cuánto pesa la bandera colombiana? Según el decreto del 26 de noviembre de 1861, al tiempo de la creación de los Estados Unidos de Colombia, los colores de la bandera colombiana simbolizan:

  • Amarillo: representa la riqueza del suelo colombiano, así como el sol, fuente de luz, y la soberanía, la armonía y la justicia.
  • Azul: representa el cielo que cubre la Patria, los ríos y los dos océanos que bañan el territorio colombiano.
  • Rojo: representa la sangre vertida por los patriotas en los campos de batalla para conseguir la libertad, la que significa amor, poder, fuerza y progreso.

Hoy en día nuestra Patria se debate polarizada no en una, sino en cientos de miles de opiniones sobre otros cientos de miles de temas que nos dividen de manera casi pueril, como niños peleando por un juguete.  Oscuros intereses tratando de robar y exportar la riqueza del suelo colombiano a costa de la pureza de nuestro cielo, nuestros ríos y océanos; nos dividen no sólo derramando sangre inocente, sino aún más grave: ignorando y olvidando a la sangre justa que ya se derramó por nuestra libertad, hoy en día amenazada por mentiras que nos arrebatan el amor, el poder, la fuerza y el progreso de todos nosotros como nación soberana, atemorizados por un puñado de violentos que pretenden el poder a cualquier precio.

Es mucho peso para no sentirlo. La libertad no se logró por casualidad ni por un golpe de suerte – se logró a través de las leyes que hoy se pretenden burlar, se dio por la sangre de un ejército glorioso que hoy persiste pero no puede actuar, se dio porque los anhelos de libertad no se limitaron a conceder favores, sino a exigir responsabilidades, no se quedaron en los derechos merecidos ni vulnerados, sino que se levantaron a construir un país a partir de verdades, no de supuestos.

¡Viva la bandera de Colombia, símbolo de justicia y verdadera paz!

Guardar

Guardar

Guardar