Razones para no tener una vaca en casa

En este simpático vídeo vemos cómo una pequeña niña ha dejado entrar a casa a una becerra ante la ausencia (o tal vez descuido temporal) de su mamá.  La nena argumenta muchas cosas como justificación – y es lo que hace divertido el vídeo porque cada razón es cada vez más absurda.  Tener una vaca en casa – aunque sea esa pequeña becerra, traería muchas complicaciones, al punto de tener que transformar la casa para vivir al estilo del animal – que es el punto más importante de este artículo.

El primer aspecto es el espacio requerido en construcciones diseñadas para humanos más pequeños y livianos (aunque hay humanos excepción a esta regla).  La pobre vaca estaría siempre confinada y sus torpes movimientos acabarían en segundos con la decoración humana de casa – por no hablar de los muebles.  Luego está el asunto de alimentarla – imposible pensar en pasar a la mesa, usar cubiertos o consumir la misma comida ¿sandwich de ternera o de queso?  Los costos del alimento procesado para las vacas superan en mucho al costo del alimento humano regular – sin mencionar la gran cantidad requerida, además del pasto que pareciera ser tan común pero la logística del asunto ya complica mucho las cosas.

time-for-a-lick-tags-cow-shit-dirtyPara seguir el mismo orden del alimento es necesario tocar el incómodo tema de los excrementos, empezando por los gases emitidos por estos animales – y que la niña del vídeo no tardó en enfrentar.  Es posible que usted y su familia logren acostumbrarse al particular olor pero con seguridad sus visitantes resentirán el tema, será cuestión de escoger entre humanos o vacas como compañía porque el asunto es tan serio que ya hay estudios serios como éste (clic en el enlace) que evalúan la toxicidad (gas metano) de las emisiones de nuestras lácteas amigas.  No puedo cerrar el párrafo sin advertir inevitablemente sobre la logística requerida para atender las abundantes, espesas y olorosas cagadas de las vacas – que le han dado coloquialmente el apropiado apodo de <<churrientas>> entre nuestros ingeniosos campesinos.  No quiero ni pensar en la orinada sobre la alfombra…

happycowParecen suficientes razones, pero quiero llevar su atención al carácter de las vacas.  Sin ser experto en la materia, es de esperarse que la vaca tenga sus días malos, lo cual podría ser muy complicado al interior de una casa, particularmente cuando <<el animalito>> en cuestión supere los 100 kilos de peso en las primeras semanas.  Aunque para ser sincero me preocupan más sus días de entusiasmo porque es de esperarse que con buen trato y cariño humano sean frecuentes las manifestaciones espontáneas de alegría, que se pueden apreciar muy bien en este vídeo pero que no me imagino en medio de una habitación o en la cocina de la casa sin anticipar una tragedia, aparte del costo de tener operando un cepillo rascador que según parece (vea el vídeo completo) es todo un éxito semoviente.

Todo este argumento parece desmoronarse desde el primer párrafo con sólo pensar en sacar a una vaca de su ambiente natural, haciendo más sensato que la familia consentidora se mude a vivir a un establo – aún con todas las implicaciones prácticas, sociales, higiénicas y logísticas de tal propuesta.  Pero esto no se trata sólo de un artículo con algo de humor para salir de la rutina – es una profunda reflexión para quienes tienen perros en casa, o están pensando tenerlos.

Con frecuencia veo en las redes sociales mensajes agresivos de dueños de perros diciendo que si a los demás les molestan los pelos en la ropa y el característico olor a perro de los hogares donde habitan, entonces que mejor no los visitemos porque bien pueden vivir sin esos visitantes, prefiriendo a sus leales amigos.  Respeto tal decisión y particularmente evito a esos hogares, ahora espero el mismo respeto por parte de estas personas – hordas enteras de familias defensoras de los perros y los infaltables animalistas.  Para eso sólo requiero un párrafo más.

sampoopCuando usted recoge los excrementos de su mascota (si es que lo hace) en el parque donde yo suelo descansar, leer, jugar con mi familia, deja un rastro que a veces encontramos de manera desagradable en nuestra ropa y manos.  Otro rastro – esta vez indetectable por los humanos, es el que logra leer con perfección otro perro visitante (callejero o no) con un olfato cientos de veces superior al humano y que le sirve de guía perfecta ¡para cagar u orinar ahí mismo o por lo menos a un metro de distancia en una cadena interminable de <<firmantes>> del lugar!, convirtiendo nuestros parques en verdaderas letrinas perrunas.  Calcule el peso del excremento de su perro en un mes, ahora multiplíquelo por doce (el año) y sume el potencial bacteriano de esos desechos en una bolsa plástica oscura, en el ambiente húmedo y cálido de un basural – siga multiplicando por cada perro de hogar en la ciudad y verá su <<aporte>> a la salubridad pública en toneladas de mierda burbujeante que ahogaran tarde o temprano nuestra salud.  Y finalmente entienda que el carácter de su mascota es jovial, apacible, amoroso, tierno y sumiso CON USTED Y SU FAMILIA, EN UN ENTORNO AMIGABLE Y ESTABLE, pero ahora salga a la calle donde estamos <<los demás>> humanos ¿nos recuerda? y que su perro fácilmente reconocerá como amenazas ante cualquier evento QUE USTED NO PUEDE CONTROLAR como un grito (los niños gritan y corren ¿recuerda su infancia?), olores, y reacciones que los humanos hacemos y leemos cotidianamente pero los perros no.  ¿Terminaremos juzgando – y tal vez sacrificando a su mascota por haber reaccionado naturalmente a un entorno que no le es natural?  Fin de la exposición canina a la vista humana.

dientesSi usted ama a su perro, así como le compra alimento y lo saca a pasear (espero), procure también un ambiente donde pueda hacer sus necesidades y recrearse de manera natural, donde no tengamos que seguir escuchando de niños o adultos atacados por <<perros que no hacían nada>> hasta que lo hicieron.  ¿Le gusta el olor de su mascota?  Bien – que eso incluya los excrementos en SU casa no en NUESTROS parques, aceras y vías COMUNES.  ¿Su perro <<no hace nada>>?  Bien – que lo siga haciendo en SU casa, no en NUESTRAS calles donde usted los lleva sin collar, sin bozal y sin amor por los demás humanos.  Si su animalista espíritu le está obligando a gritarme ¡INTOLERANTE!, entonces hágalo, pero primero mire si usted no es el intolerante con los de su especie y después pegue el primer grito.  <<Viva con SU vaca – que yo le prometo no hacer asado con ella>>.

Finalmente la recomendación de fin de año: tener una mascota no es un capricho por cumplir, especialmente con los niños.  NO OBSEQUIE MASCOTAS porque no son un regalo, son seres vivos con necesidades e instintos (a veces inmanejables) y se deben acoger en un hogar de manera responsable, atendiendo TODAS sus necesidades y evitando incomodar a los demás.  Y si va a salir de su mascota por alguna razón (ese será otro artículo), NO LA VENDA – déjela en adopción tras un examen veterinario (sí, ese profesional que le va a cobrar para garantizar la buena salud de todos NOSOTROS).

Me voy a almorzar un perro… ¡caliente!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s