La magia de la Navidad

velas

¡La magia de la Navidad! Los católicos no deberíamos usar esta frase, ni siquiera en modo figurado, no sólo por prohibición expresa, sino para tener siempre presente que a nosotros – los fieles, no nos mueven cosas al azar, ni voluntades diferentes a la de Dios, ni siquiera la propia.  El verdadero abandono en la voluntad de Dios, la confianza real en SU voluntad, es la verdadera Navidad.  No hay nada mágico en ella – Dios domina el mundo natural y el sobrenatural, la fe se nutre de la experiencia mística personal y colectiva, pero eso no implica que estemos tras de fenómenos paranormales o esotéricos – por el contrario, tenemos la prohibición expresa de participar en cualquier actividad que involucre magia.

En el catolicismo está totalmente proscrito (prohibido) el uso de magia – comprendiendo en este término la adivinación o el control del destino, por cuanto eso implica directamente una falta de confianza en Dios y en su voluntad – de ahí la palabra fiel. Y no lo digo como si fuera mi teoría fanática, los católicos fundamos nuestra doctrina en las Sagradas Escrituras (Deuteronomio 18, 10; Jeremías 29, 8), en la Tradición Apostólica y en el Magisterio de la Iglesia (Catecismo 1852; 2115) – en todos ellos la magia está considerada como una falta grave por la misma razón: es una falta a la fe en Dios.

christmas-crib-figures-1060026_640

¿Y entonces cómo describimos los fenómenos sobrenaturales de la Navidad?  Porque tenemos un  montón de hechos que se salen de la naturaleza, el más destacado es que la Santísima Virgen María haya quedado embarazada sin que San José haya intervenido, sin mencionar que la razón de ese nacimiento sólo se justifica en su propia muerte.  La respuesta es: MISTERIO. Simple.  Siendo Dios la única verdad, sólo Él conoce los tiempos y las razones, aunque ha revelado al hombre su plan – que todos nos salvemos sin que ninguno se pierda (Juan 6, 35-40), pocos son los detalles del cómo – lo importante es que cada promesa hecha está siendo cumplida y la Navidad es el mejor ejemplo porque el nacimiento de Jesús estaba anunciado a través de PROFETAS, no de magos, ni brujos – sino de personas que confiaron plenamente en Dios y cuyo objetivo (dispuesto por Dios) no era hacer dinero, fundar iglesias en garajes, ni ser famosos, sino transmitir este mensaje.

La excusa para hablar de la “magia” de la Navidad puede ser que acudimos a una figura literaria como el símil o comparación, o tal vez un eufemismo que decora el mensaje a manera de una evocación romántica, pero la verdad es que la Navidad se refiere de manera única y exclusiva al nacimiento de Jesucristo – en inglés resulta más claro al usar la palabra “Christmas” donde las seis primeras letras ya nos anticipan el tema central.  En la Biblia no dice que celebremos el nacimiento de Jesucristo, de hecho sólo nos pide conmemorar su muerte, así que esto no es un cumpleaños, los católicos no celebramos fechas (eso sería esotérico), celebramos hechos y cuando comprendemos que el júbilo es por el cumplimiento de las promesas de Dios, estamos celebrando la verdadera Navidad.  El resto es simple y vulgar adorno.

Yo no doy consejos – sólo recomiendo ideas, y lo mejor que le puedo recomendar es que estudie.  Entienda qué pasó – no se trata sólo de un nacimiento porque entonces sólo estaríamos celebrando un cumpleaños y eso tampoco es la Navidad.  Localice su parroquia, preséntese a su párroco, y él entenderá lo que usted necesita.  Cuando estudie y  entienda el MISTERIO de la Navidad, ya no importarán los adornos, las luces ni la magia, usted estará en el camino de la verdad.

¡Feliz Navidad!

Anuncios

2 comentarios en “La magia de la Navidad

  1. No es esto caer en sofismas de semantica? Entiendo la prohibicion al Catolico de no practicar magia, pero la dicotomia magia/milagro aqui se asemeja bastante a la dicotomia mito/religion. Para usted un resultado “magico” es sobrenatural, mistico y bueno cuando proviene de Dios o sus mensajeros, ya sean estos angeles, mesias, apostoles, santos o similares. Y es una abominacion si proviene de otro rincon. De igual manera el creyente, de lo que sea, pero usemos al Catolico como ejemplo, cree en una religion. Lo que creen los demas, pues son mitos. Como veedor externo al cuento, que ni creo en lo uno ni en lo otro, me doy el lujo de llamar mitologia a las creencias de ambos si estoy de mal genio, o llamarlas igualmente religiones si me pesca de buen humor.

    Pensar que uno tiene la razon, unica y sin el mas minimo campito para discutir logicamente, u opinar lo contrario, o admitir que las creencias de uno tienen escasos dos mil años mientras que otras ‘religiones’ bastante maduras, bondadosas y filosoficamente validas como el Budismo, por ejemplo, que supera al Cristianismo por 6 siglos, y no se la pasan diciendo que todos los demas estan equivocados o van a parar en el Infierno por no estar de acuerdo con ellos. Es mas que un tris de soberbia, no?

    Lo dejo con Arthur C. Clarke, quien dijo que, “Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. De pronto Benitez tenia razon, en su Caballo de Troya, y la “magia” vino en OVNI.

    Me gusta

    1. Entiendo su inquietud Andrés, gracias por sus comentarios que siempre son bienvenidos. Yo no argumento tener la razón, explico la posición del catolicismo y no veo la soberbia pero si es así me disculpo de antemano pues no está entre mis objetivos al escribir. En todo caso este puede ser parte de “el campito” que reclama pues como ve no están cerrados los comentarios.
      Es claro que la magia proscrita es la que se refiere a adivinar o controlar el futuro, es todo, y obviamente si no se es católico pues es respetable no aceptarlo – yo sólo expongo la doctrina cuya discusión ya se dio y en todo caso tampoco es este el escenario ni yo el apropiado para cambiarla. Si uno decide ser católico, pues asume esta responsabilidad – ahí está la palabra “fiel”. Nos entendemos en que existe lo sobrenatural, sólo que los católicos no ponemos nuestra confianza en la adivinación, sino en Dios – está claro en el artículo también. En cuanto a los “mensajeros” la diferencia también es clara por cuanto ninguno de ellos se proclamó como el salvador, ni guardó secretos para sí. Me alegra que exprese su inquietud porque algunos lectores ya me lo mencionaron por otros canales y ciertamente es el primer propósito de mi escrito – que las personas sientan inquietud. Dios lo bendiga.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s